Tu fiesta dj Veles e Vents

Que es un DJ?

LA PROFESIÓN DEL DISC JOCKEY.

Vivimos una época musical entrecomillada en el “fast-food” o lo que extrapoladamente  diríamos “fast-music” que ha dado lugar al empoderamiento de tendencias musicales como el reggaeton o el EDM. Estilos que se consumen de la misma forma que Adam Richman (presentador de crónicas carnívoras) engulle mas allá del paladar auténticos icebergs calóricos.

Hoy podemos ver en lo que ha derivado el reggaeton original , una parrilla inmensa de cantantes/grupos musicales ataviados de una estética “todo a 100 afro” (imitación burda de la estética negra afro-americana), exhibiendo una doma del feminismo a golpe de balbuceos sintetizados con mas condimento que materia prima. Y entre tanto espectáculo aparece alguna mesa con un par de cdj’s desconectados llenos de huellas y de coreografía.

 

Al otro lado, tenemos una mezcla de Disc-jockeys y productores que en muchos casos han crecido en salas de distinta índole hasta llegar a la industria del Show-Business ( DJ’s, productores, representantes, empresas audiovisuales, marketing, eventos, etc.). Estos personajes transitan el globo de festival en festival y de bolo en bolo inmersos en una dinámica desenfrenada que puede acabar en algún caso como en el de “Avici” en problemas psicológicos de stress y que nada tienen que ver con lo intrínseco de un interprete o músico y si con el tsunami de exigencia al que se les somete para llegar a cumplir con la agenda de un negocio que mueve miles de millones de dólares/euros al año.

 

Tras estos ejemplos que expongo está la otra cara de la moneda,: cientos de miles de jóvenes que están creciendo cultural y musicalmente bajo estas referencias descritas anteriormente. Unas referencias musicales que aunque acaparen méritos por ser parte de una época musical, carecen del espíritu cultural genuino que otras etapas y géneros musicales han dejado impresos en el mundo de la música.

 

“Hey, yo soy Dj”!

Claro hombre! Por que no! Solo necesitas una controladora, un disco duro, unos cascos y ya eres DJ! Vamos a ver… Esto me recuerda al programa “ven a cenar conmigo”, en el que uno invita a cuatro personas a cenar a su casa y estas ejercen a su vez de críticos gastronómicos, críticos de protocolo, etc..

En todo ello hay un aspecto que llama la atención y es que más allá de toda esa crítica, quien se lleva el gato al agua , es decir, quien consigue seducir a sus invitados no es quien mejor cocina ni sigue el protocolo sino, quien consigue ser mejor anfitrión dejando un buen sabor de boca en sus invitados.

Con esta profesión (DJ) pasa algo parecido. Mas allá de horas de práctica, de técnicas de scratch, de uso de progamas (serato, tarktor, etc), hay que poseer un agudo oído musical, una aguda percepción ambiental, una capacidad aguda de empatía con el público, una generosidad, flexibilidad, y orientación al cliente que proporcione el nivel de satisfacción óptimo para que te recuerden por un “momento especial en el tiempo que quede en la memoria” y no por una anécdota mas de diversión.

Déjate llevar por tu pasión, no tengas miedo al tiempo que te cueste ni ansiedad por los resultados. Observa lo que provocas en los demás y deja las fantasías a buen recaudo de tus sueños. Pon tu objetivo en ser y no en tener. Sigue tu brújula y aprovecha de quien te brinde su tiempo y experiencia para tener mas oportunidades.

Esta a mi entender es la calve del éxito “profesional” de un DJ. Claves que junto a la capacidad de aprendizaje, de humildad en el trabajo, de atención en el “ahora” y una amplia cultura musical en distintos géneros hacen de una persona interesada en esta profesión un verdadero profesional de la animación musical.

Si te apasiona la música, si te gusta interpretarla a través de tu equipo de audio recuerda que ahí fuera están esperándote para vivir buenos momentos que queden en la memoria.